Rojas, B.A. - Mar. 11.Dic.18 | 19:44
 29-11-2018 | 08:27 hs.        46
La odisea del sirio que vivió siete meses en un aeropuerto y ahora consiguió la visa canadiense
Documentó su vida diaria en diarios de video que publicó en Twitter, inspirando comparaciones con el personaje de Tom Hanks en la película La terminal de 2004
La odisea del sirio que vivió siete meses en un aeropuerto y ahora consiguió la visa canadiense

Durante siete meses, Hassan al-Kontar quedó atrapado en un purgatorio con aire acondicionado. Varado en la Terminal 2 en el Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur, durmió debajo de las escaleras y vivió de las cenas de pollo y arroz de los vuelos de AirAsia.

Documentó su vida diaria en diarios de video que publicó en Twitter, inspirando comparaciones con el personaje de Tom Hanks en la película La terminal de 2004.

Kontar, de 37 años, dejó su hogar en Siria para ir a los Emiratos Árabes Unidos en 2006 para evitar ser reclutado en el servicio militar obligatorio. Luego, en 2011, estalló la guerra civil y el gobierno sirio se negó a renovar su pasaporte. Kontar temía que si regresaba a Siria, se vería obligado a unirse al ejército o encarcelado. "No soy una máquina de matar y no quiero participar en la destrucción de Siria", dijo a la BBC. "No quiero sangre en mis manos".

Cuando su pasaporte expiró, el permiso de trabajo de Kontar también se volvió inválido. Después de trabajar ilegal durante varios años, fue arrestado y le dijeron que abandonara el país. Voló a Malasia, uno de los pocos países donde los sirios tienen la oportunidad de obtener una visa. Le concedieron una visa de turista de tres meses e inmediatamente comenzó a trabajar para ahorrar dinero para un boleto para Ecuador. Pero cuando se presentó para su vuelo a América del Sur en febrero, fue rechazado en la puerta por razones que aún no están claras.

Kontar voló a Camboya, pero no le concedieron permiso para ingresar al país. Finalmente, regresó a Malasia, solo para que le dijeran que no podía entrar al país porque se había vencido su visa. Sin dinero y sin opciones, hizo de la terminal su hogar.

Días convertidos en semanas, luego meses. Vuelos a Honolulu, Australia, Maldivas, Myanmar. Aceptando su absurda situación, Kontar publicó fotos de sí mismo cuidando su jardín (una sola planta de maceta) y paseando a un animal de peluche con una correa. Aunque adelgazó rápidamente, se mantuvo en forma usando las cintas transportadoras como una cinta de correr. Intentó recortar su rebelde cabello negro con un par de tijeras de seguridad en el baño, con un éxito mínimo.

En junio, publicó una captura de pantalla de un correo electrónico que había enviado a la NASA, preguntando si podía unirse a la próxima misión a Marte. "Está muy claro que no hay lugar para mí en esta tierra ya que ningún país me está permitiendo entrar", escribió, y agregó que había visto "muchas películas espaciales".

A medida que avanzaba el verano, Kontar fluctuaba entre la despreocupación y la desesperación. En un tuit publicado a fines de julio, lamentó una masacre llevada a cabo por EI y se quejó de que los líderes mundiales estaban violando sus derechos humanos al no otorgarle asilo. Su siguiente publicación llegó cuatro días después y lo mostró sentado en la parte superior de un carrito de equipaje y bailando "In My Feelings" de Drake como parte del desafío viral.

Incapaz de escapar de la monotonía de la Terminal 2, Kontar se concentró en la alegría de los pequeños placeres, como un regalo del café instantáneo Starbucks. Un domingo, un conserje abrió brevemente una puerta que daba al asfalto. Por primera vez en 122 días, Kontar pudo respirar aire fresco del mundo exterior. "Esto es lo que llamo un gran día". Escribió en Twitter, publicando una fotografía del pasillo inundado de luz solar.

Los videos de Kontar obtuvieron atención internacional y miles de personas comenzaron a seguir sus actualizaciones casi diarias. Entre ellos se encontraba Laurie Cooper, una completa desconocida que vive en Whistler, Columbia Británica, quien, junto con un grupo de amigos, solicitó a la ministra de inmigración de Canadá que admitiera a Kontar como refugiado. A través de una campaña de crowdfunding, recaudaron los 13.600 dólares necesarios para que los ciudadanos patrocinen en privado a un refugiado, informó The Guardian. Luego esperaron a ver si su solicitud sería aprobada.

Pero a principios de octubre, las actualizaciones de Kontar se detuvieron abruptamente. Funcionarios de Malasia dijeron que había sido arrestado por estar en un área restringida del aeropuerto sin una tarjeta de embarque. El pánico se produjo entre los patrocinadores de Kontar, quienes instaron a los funcionarios canadienses a acelerar el proceso de asilo, por temor a ser deportado a Siria.

Finalmente, el domingo, Cooper recibió un mensaje de texto de Kontar: estaba en camino. A la mañana siguiente, un nuevo video apareció en la parte superior de su cuenta de Twitter por primera vez en meses. Una vez más, Kontar estaba en el aeropuerto. Esta vez, sin embargo, tenía un destino.

Al llegar a Vancouver el lunes por la noche, Kontar dejó en claro una cosa: había terminado con los aeropuertos para siempre.

"No más aeropuertos", dijo, según la Canadian Broadcasting Corporation. "Prefiero usar un caballo si no hay auto".






 

‹‹ volver atrás