Rojas, B.A. - Mar. 13.Nov.18 | 17:52
 19-10-2018 | 09:06 hs.        466
Espeluznante: informes arrojaron que "Sheila fue ahorcada con una sábana"
"Tomamos alcohol, drogas y no sabemos qué pasó", señalaron. Leonela Ayala, hermana del padre de la víctima, se hizo cargo del asesinato en la dependencia policial
Espeluznante: informes arrojaron que

El crimen de Sheila Ayala, de 10 años, sigue sumando detalles siniestros. Anoche se supo que los tíos de la menor confesaron el crimen, a pesar de que durante los días de su desaparición se mostraban con preocupación ante los familiares, vecinos y medios de comunicación.

Leonela Ayala está embarazada y será llevada a la comisaria de la mujer de la localidad de Astolfi mientras que su pareja, Fabián González, de 24 años y nacido en Encarnación, Paraguay será llevado a comisaria de José C. Paz para luego ambos ser trasladados a fiscalía de Malvinas Argentinas a prestar declaración. González cuenta con antecedentes penales, en 2013 tuvo una causa en San Martín por robo agravado.

Las voces policiales indicaron que la menor fue descartada por sus familiares poco después de su desaparición, ya que la data de la muerte es “de tres a cinco días”, según lo calculado por el estado en el que se encontraba el cuerpo y “la alta temperatura de los días posteriores a la desaparición”.

El asesinato se habría concretado el mismo día de su desaparición, el domingo, a partir de las referencias que arrojaron los primeros contactos con el cuerpo de la nena, que fue hallado desnudo y dentro de una bolsa de nylon, donde también había prendas idénticas a las que llevaba el día que desapareció: una remera fucsia, una bombacha blanca y una sandalia marrón.

Al ser detenidos, habrían declarado que fueron los autores del crimen en un momento en que ambos estaban drogados, pero no dieron mayores detalles. Según se supo la mujer expresó que: "Tomamos alcohol y drogas y no sabemos qué pasó".

Esta confesión hecha en dependencia policial deberá ser ratificada ante la Justicia para que tenga validez.

La pareja vive en un departamento que para los investigadores, podría ser el lugar donde la niña fue asesinada. Al requisar el sitio los peritos encontraron un colchón donde observaron que sobrevolaban decenas de moscas, lo que sería el primer indicio de que contaba con restos orgánicos.






 

‹‹ volver atrás