Rojas, B.A. - Lun. 24.Sept.18 | 06:49
 12-09-2018 | 08:59 hs.        37
Fútbol
Selección de fútbol: Receta para una buena transición
Argentina igualó 0 a 0 ante Colombia en el cierre de la gira de partidos amistosos por Estados Unidos
Selección de fútbol: Receta para una buena transición

Una pizca de Icardi, mechada con una cucharada de Dybala; un poco de Lo Celso y Pezzela y una ración de Armani para aferrarse a lo tradicional y no perder el gusto en el paladar de la gente. Así se fue armando la receta para encarar la transición que todos reclamaban en la Selección Argentina luego del Mundial. 

Con un toque de Battaglia en la mitad de la cancha, el equipo encontró el equilibrio justo para lograr la mejor cocción. 

Meza le aportó audacia en la terminación del plato y tanto Martínez en el primer tiempo como Cervi en la parte final, le dieron un sabor distinto ante tantos ingredientes.

Scaloni fue el cheff de la gira, y la gente compró la propuesta. 

Anoche, sin poder lucirse, el equipo estuvo cerca de ganar, pero también arriesgó mucho como para perder. Lo importante, después de todo, es que no dudó y se la jugó, como aquel cocinero que no se guarda nada, improvisa y quiere seducir ante quienes lo están observando mientras hace su trabajo.  

Con la iniciativa como propuesta, Argentina arrancó mejor que el rival, imponiendo el juego en campo adversario. Mechó y usó todos los recursos que estaban servidos en la mesada para cocinar el partido. Pero se chocó con el arquero colombiano, que demoró los tiempos de preparación. 

Mauro Icardi, la principal cara de presentación de esta nueva versión criolla, se comprometió con el partido desde el primer minuto y exigió a Ospina tras reclamar una asistencia en profundidad de Lo Celso. Precisamente el ex volante del París Saint Germain fue quien se colocó primero que nadie el delantal y amasó la pelota desde la mitad de la cancha. Encontró espacios para asistir y abrir el juego, y se animó a patear al arco con mucho criterio. 

Al igual que el jugador de River Exequiel Palacios, Lo Celso y Bataglia presionaron desde la mitad de la cancha y Argentina complicó a su rival. Recién cuando el horno empezó a levantar temperatura, luego de 25 minutos de fuego lento, pero intenso, el aroma de café comenzó a invadir la cocina.  

Quinterno reguló la cantidad y Falcao marcó la pausa para revolver el partido. 

Franco Armani confirmó su buen presente y Argentina se fue al descanso sin sacarse ventaja con su rival. 

Como aquel que tiene que dar vuelta una tortilla para que se cocine correctamente de ambos lados, la técnica no cambió en la segunda mitad: Argentina arrancó mejor, pero Colombia fue más intensa y generó más situaciones. 

Ni siquiera con los cambios, que le aportaron oxígeno a un ambiente sofocante, el equipo nacional pudo quebrar el cero. Y se apoyó en el arquero de River para no salir perdiendo cada vez que arriesgó por querer salir victorioso. 

Al fin de cuentas, fue el inicio de una marcada transición, que pretende tener a varios de los intérpretes que ayer jugaron en New Jersey dentro de algunos meses disputando la Copa en Brasil para intentar volver a festejar el primer puesto al mejor plato de América…





 

‹‹ volver atrás