Rojas, B.A. - Mar. 23.Oct.18 | 04:57
 08-08-2018 | 08:48 hs.        84
IVE: Verde esperanza
El Senado vota hoy el proyecto por el aborto legal, seguro y gratuito. Aunque los últimos conteos se inclinan por el rechazo, el movimiento de mujeres prevé una enorme movilización que ponga en crisis los pronósticos
IVE: Verde esperanza

Tras años de lucha del movimiento feminista, el debate por la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) llegará hoy a la Cámara de Senadores, luego de su aprobación en Diputados el 14 de junio. Se prevé una larga sesión y una movilización histórica, con millones de mujeres en la calle reclamando por la ampliación de sus derechos y por el fin de las muertes por abortos clandestinos. El sector antilegalización, integrado por grupos conservadores como la Iglesia Católica y Evangélica, ejerció una fuerte presión sobre los legisladores y también convocó a manifestarse en las inmediaciones del Congreso, que desde ayer permanecía vallado y con un fuerte operativo de seguridad. En la reunión de Labor Parlamentaria se resolvió adelantar una hora el inicio de la jornada, previsto entonces para las 9.30. Según los números que se manejaban hasta anoche, el escenario se inclinaba hacia el rechazo y se mantenía una leve expectativa en la potencia del reclamo popular.

La semana pasada, en una tensa reunión del plenario de comisiones de Salud, Justicia y Asuntos Constitucionales, 26 senadores acompañaron un proyecto con modificaciones a la media sanción proveniente de la Cámara baja. Centralmente los cambios que incluyeron establecían adelantar de la semana 14 a la 12 el plazo para la realización de un aborto, incorporar la figura de la objeción de conciencia institucional, eliminar las sanciones penales para los médicos que se nieguen a practicar una IVE y asignar una partida presupuestaria específica para las provincias, con producción pública de misoprostol inclusive. 

En esa oportunidad, los opositores a la legalización representados por figuras como Federico Pinedo, Silvia Elías de Pérez y José Mayans no presentaron una iniciativa de rechazo, ya que no contaban con las firmas suficientes para superar a los “verdes”. Sin embargo, impugnaron reglamentariamente el proyecto con el argumento de que no conseguía las firmas suficientes para convertirse en dictamen y ser tratando en el recinto. 

En este contexto y dada la correlación de fuerzas entre ambos sectores, lo más probable es que directamente se trate en el recinto la iniciativa tal como vino de Diputados y, en caso de ser aprobada en general, los cambios sean incorporados en el tratamiento en particular, artículo por artículo.

Anoche, el jefe del Bloque Justicialista del Senado, Miguel Pichetto y uno de los referentes del sector “verde” aseguró que no aceptarán “nada que tergiverse el espíritu de la lucha y el reclamo del colectivo de mujeres”. “Nosotros mañana en la discusión vamos con la media sanción que viene de la Cámara de Diputados”, completó el rionegrino. De ésta manera se descartó también el respaldo a otros proyectos alternativos como los que en los últimos días impulsaron el peronista santafecino Omar Perotti y la neuquina Lucila Crexell. 

Según se acordó ayer en la reunión de Labor Parlamentaria, los senadores tendrán 10 minutos cada uno para exponer. Los miembros informantes contarán con 15 y los cierres de los presidentes de bloque llegarán a 30 minutos cada uno. Confiados en un resultado a su favor, desde el sector celeste especulaban con la posibilidad de que no todos sus senadores hagan uso de la palabra y así acortar la duración de la sesión. De todas maneras, fuentes parlamentarias estimaban que la votación recién se produciría alrededor de la medianoche.


Los porotos

La IVE llega al recinto de la Cámara de Senadores luego de tres semanas de debate en el plenario de comisiones, con exposiciones escandalosas como la del médico Abel Albino, quien negó contra toda evidencia científica que el preservativo no previene la transmisión del Sida. Las posiciones en torno a la IVE atraviesan transversalmente todos los bloques políticos pero el corte no se realiza en el mismo nivel. El espacio que –proporcionalmente– más votos a favor sumaría es el Frente para la Victoria con 8 de sus 9 integrantes. La sorpresa la dio la rionegrina Silvina García Larraburu, quien adelantó este domingo su rechazo al proyecto, desmintiendo el anuncio público que había hecho su propia bancada, en el que aseguraba que todo el bloque votaría a favor, incluida la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

En contraposición, el radicalismo es el que más votos suma por el rechazo, con 9 votos sobre 12 y solo 3 favorables. En las últimas semanas se definieron en contra el pampeano Juan Carlos Marino y el chaqueño Angel Rozas, que mantienen aspiraciones a gobernar sus provincias. 

En otros bloques el reparto es más parejo: el PRO tiene 4 senadores a favor y 5 en contra mientras que el Bloque Justicialista, que lidera Pichetto tiene confirmados 8 positivos y 10 negativos. Todavía hay 2 que no adelantaron postura: el tucumano José Alperóvich, con tendencia a favor, y el santafecino Omar Perotti, que votaría en contra. 

Ayer la peronista puntana Eugenia Catalfamo, compañera de bancada de Adolfo Rodríguez Saá, ratificó que no asistirá a la votación por estar de licencia por embarazo. Sin embargo, dijo que está a favor de la legalización en una columna de opinión titulada: “El nacimiento de un hijo no debe ser una imposición social”.

En este contexto y teniendo en cuenta las posiciones públicas de otras bancadas más pequeñas, el rechazo sumaría 37 votos y el respaldo a la media sanción 31. Aún si se produjeran los votos favorables de Perotti y Alperovich, no alcanzarían para superar a los antiderechos. A menos que se ausente o cambie sorpresivamente de postura más de uno de ellos, el escenario será adverso. En caso de que no sea aprobada por el Senado, la interrupción voluntaria del embarazo no podrá volver a tratarse durante el año en curso. La Constitución en su artículo 81 establece que un proyecto desechado completamente por una Cámara no puede volver a presentarse hasta el año siguiente. Si se aprobara la introducción de modificaciones, la iniciativa debe volver a la Cámara de Diputados, que podría aceptar esos cambios o insistir con la redacción original. Para ello deberá obtener la misma mayoría (o una superior) a la que obtuvieron los cambios en Senadores.


El Palacio y la calle

Tanto las autoridades del Senado como las del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires dispusieron un fuerte operativo de control y seguridad, adentro y afuera del palacio legislativo. La plaza Congreso será nuevamente dividida en dos como en la votación en Diputados. Los “celestes” se ubicarán de Rivadavia hacia el sur hasta Belgrano, mientras que los verdes, con mayor espacio, desde Rivadavia hasta Corrientes. Las organizaciones que integran la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto instalarán carpas y pantallas para seguir la sesión en su sector. Prevén duplicar la cantidad de personas que se manifestaron durante el debate en Diputados. 

Por su parte, Michetti dispuso que sólo se permitirá el ingreso de tres asesores por senador y se le dio asueto administrativo al personal que no esté directamente afectado al desarrollo de la sesión.





 

‹‹ volver atrás