Rojas, B.A. - Mar. 25.Sept.18 | 04:19
 23-11-2017 | 08:59 hs.        412
Cruces sin peleas
Familia ensamblada: la nueva vida de Pampita y Benjamín Vicuña
La expareja protagonizó una llamativa escena al cruzarse en un lujoso hotel de Punta del Este. ¿El tiempo habrá curado las heridas?
Familia ensamblada: la nueva vida de Pampita y Benjamín Vicuña
Quién hubiera imaginado que, dos años después del escándalo en el motorhome, con gritos e insultos durante un set de filmación entre Carolina Ardohain, Benjamín Vicuña y Eugenia Suárez, los tres protagonizarían una tierna escena familiar junto a Juan Mónaco y sus hijos? El tiempo, claro, curó las heridas y cambió las relaciones. Ahora, Pampita vive su nuevo amor con el extenista, mientras el actor chileno y la China están en la dulce espera.
La situación se vivió en un lujoso hotel de Uruguay. Sentados en la barra, aprovechando un jugo con tostados de jamón y queso, los hijos de Pampita disfrutaban con ella y Pico cuando apareció Vicuña, de la mano de su novia, y los pequeños estallaron en alegría. Hasta Pampita y Eugenia se saludaron con un beso y una sonrisa, conversaron un momento y organizaron los bolsos de los chicos.
“Son cosas íntimas de la familia. Ya saben que no hago comentarios. Son temas nuestros y prefiero no hablar”, declaró la modelo más reconocida del país, tratando de guardar la intimidad, que se filtró a través de fotografías publicadas en las últimas horas.
La escena familiar es significativa, no solo por el mal vínculo y los resentimientos que existían entre las dos mujeres, sino porque Pampita es conocida en el ambiente como una muchacha de armas tomar. Tiempo atrás, había agarrado de los cabellos a Isabel Macedo, cuando la actriz coprotagonizaba una novela y coqueteaba con el chileno. Precisamente ayer, una periodista que fue testigo del hecho lo relató así: “Estaban en un boliche, a eso de las 5. Carolina la agarró de los pelos, de atrás, y enseguida la gente de seguridad las separó. Sin embargo, Pampita le recriminó a Macedo: Yo te recibí en mi casa, conociste a mis hijos, me jugaste feo”.
En el caso de la China y Pampita, el tiempo, parece, no solo cura las heridas, sino que también calma las pasiones.




 

‹‹ volver atrás