Rojas, Buenos Aires Mar. 21.Nov.17 | 19:58 hs.
La emotiva carta de Santiago Muñiz para Juan Martín Del Potro

08.09.2017 | 12:55          79
Imprimir esta noticia
Ampliar fuente
Achicar fuente
Restaura fuente

Santiago Muñiz, el mejor surfista argentino en la actualidad, escribió unas sentidas palabras para el reciente semifinalista del US Open, al que conoció a principios de año y a quien toma de ejemplo para sobreponerse a la adversidad.



Actualmente, Muñiz se recupera de una lesión que lo tuvo a mal traer en los últimos tiempos y por eso se sintió más que identificado con la situación de Delpo, a quien hace dos años muchos daban por retirado por los constantes problemas físicos.


A continuación, la carta entera escrita por Santiago Muñiz:

"Delpo, mi ejemplo en la adversidad

Hoy, cuando repaso las impactantes imágenes de otra noche para la historia del deporte argentino, lo primero que se me viene a la cabeza son aquellas otras imágenes de tu recuperación "improbable". Aquellas fotos que subías a las redes y donde se te veía en plena rehabilitación, volviendo en silencio. Recuerdo una de hace dos años, era sólo tu mano apretando una pelota de goma con la leyenda "un paso más". Justamente ésa fue lo primero que se me vino a la mente cuando levantaste los brazos frente a Roger...

En 2015, muchos te daban por retirado, pocos creían que ibas a volver a jugar en el máximo nivel. Por eso hoy, con mucha emoción, decido escribirte públicamente. Yo estoy lesionado, lejos de la gravedad de tu problema en la muñeca, pero lesionado al fin y sin poder competir. Y vos sabés mejor que nadie lo que es una lesión para un atleta de alto rendimiento. Uno quiere estar en su ámbito (el mío el agua, el tuyo dentro de una cancha), haciendo lo que ama, compitiendo, persiguiendo sus sueños. Y no hay nada peor, NADA, que no poder hacerlo. Todos los miedos, la incertidumbre, te asaltan tu cabeza y hay que buscar fuerzas donde sea para seguir, día a día, en silencio, para volver a ser.

Pero al menos para mí todo es fácil con tu ejemplo. Puede parecer tonto, quizá cursi, pero estos años tuyos de pelea, de haber pasado de analizar el retiro a ganarle al mejor de la historia, en uno de los escenarios más imponentes (US Open), hacen que ninguno de los mortales nos rindamos ante la adversidad. Sos un ejemplo de superación, Delpo. Sos una inspiración. Demostraste que todo se puede. A mí, al menos, me das fuerzas para seguir persiguiendo mi sueño de ser el primer argentino en llegar a la elite del surf (Championship Tour). Para muchos argentinos, en un momento tan convulsionado en muchos aspectos, también sos un faro. A muchos de ellos te los ganaste. Hace poco te criticaban por no jugar la Copa Davis, por no ganarla, pero vos seguiste en silencio y lo hiciste. Hoy sos un ídolo, aunque para mí siempre lo fuiste. Miraba tus videos, tus hazañas en la cancha, para motivarme antes de mis torneos. Porque el corazón que hoy muchos ven, yo lo vi siempre.

Por suerte hace poco tuve la chance de conocerte. Tu invitación a presenciar un entrenamiento privado fue un sueño, lo mismo que poder charlar un rato. Te intereso más conocer de lo mío, del surf, que hablar de tenis. Y eso fue especial, ojalá algún día podamos coronar lo prometido, meternos juntos al agua. Me dijiste, entre risas, que sos demasiado alto para la tabla, pero yo, viendo tu coordinación, corazón y pasión, te veo disfrutando arriba de las olas.

Por lo pronto, me despido con un simple ¡gracias Delpo! Y me atrevo a decirte que todo el país te agradece las alegrías y, sobre todo, tu ejemplo!!

Santiago Muñiz"

 

Facebook
Twitter
Linkedin
Google
Yahoo!
Delicious
 


Comentarios de la Noticia


Galería de fotos - ROJAS INFORMA - Diario Digital de noticias
La emotiva carta de Santiago Muñiz para Juan Martín Del Potro
Galeria
ROJAS INFORMA - Diario Digital de Noticias
Otras noticias
Ordenan a una prepaga a cubrir un tratamiento a una niña con autismo
Dos investigadores recibirán el premio Houssay a la trayectoria
Diabetes: recaudos para un mal “invisible”
Vacacionar en el verano será un 30% más caro
Subrogación de vientre: Marley, un papá feliz