Rojas, B.A. - Dom. 18.02.18 | 15:11
 15-08-2017 | 12:39 hs.        160
Mató a tiros a dos compañeros de trabajo en una fábrica de Córdoba
 Aparentemente harto de las burlas a las que era sometido, un operario de una fábrica de hielo de la ciudad de Córdoba asesinó a balazos a un compañero y a su hijo, e hirió a un tercero. Tras consumar los ataques llamó a la policía y se entregó.


Ocurrió ayer al mediodía en el interior de la fábrica de hielo Polarcito, del barrio San Vicente, donde trabajaban. La policía identificó al supuesto agresor como como José Gustavo Suárez, de 41 años. Los hombres asesinados eran Ramón Rojas, de 55 años, y su hijo Damián, de 30.

El menor de los Rojas acudía asiduamente a la fábrica, ya que, si bien no era empleado, manejaba una camioneta que hacía repartos del hielo. En tanto un tercer trabajador, Hugo Herrera, de 50, fue herido con un elemento cortante.

Si bien no se confirmó, la principal hipótesis de por qué de la reacción, obedece a que éstos se habrían burlado cotidianamente de alguna condición física del atacante.

El empleado administrativo Herrera, que intentó detener la agresión de Suárez a las otras dos personas, fue operado en un hospital de la capital cordobesa por los cortes producidos por una tijera que el agresor le clavó en el cuello. Al momento de caer tendido en el suelo, Herrera habría simulado estar muerto, por lo que Suárez no le disparó, según los dichos de los policías en el lugar.

"Un tipo callado"

El propietario de la fábrica, Lázaro Cristóbal, comentó a la emisora radial Cadena 3 que el padre de los Rojas "tenía dos camionetas y que el hijo repartía con una". Aseguró que Damián no era su empleado. Sobre el supuesto homicida, Cristóbal dijo: "Era un tipo callado que ni hablaba, y que yo sepa no tiene antecedentes de violencia".

Según lo relatado por los policías que se encontraban custodiando el lugar, el atacante mató primero al padre de los Rojas con un disparo en su rostro y luego atacó al hijo con un tiro en la nuca, y que no disparó a la tercera víctima por creerla fallecida.







COMENTA LA NOTA

 

‹‹ volver atrás